miércoles, 6 de enero de 2010

Entomólogo aficionado... ¿O aficionado en la entomología?


Hoy voy a tocar un tema un tanto delicado dentro del colectivo de los entomólogos. Puede decirse que hay dos tipos de entomólogos: los entomólogos "profesionales" y los entomólogos "aficionados".

Los primeros son un colectivo de personas con un título, ya sea de biología, ingeniería forestal, etc. que pueden tener un doctorado o una formación más específica en el ámbito de la entomología, y que además se dedican a ello como su profesión. Son científicos.

Los segundos son personas que pueden tener o no una titulación, y que se han acercado a la entomología por vocación, porque les gustan los insectos o arácnidos, frecuentemente son coleccionistas, y que no se dedican a ello de modo exclusivo.

Históricamente, puede decirse que los entomólogos "aficionados" han contribuido notablemente al conocimiento de la entomofauna, recolectando ejemplares y poniéndolos a disposición de profesionales, museos etc. No obstante, y pese a que hay grandes entomólogos que han comenzado como aficionados, surge un gran problema cuando esta gente, con toda su pasión y su buena intención, se dedican a la investigación.

La entomología es una ciencia, es una rama de la zoología. Investigamos sobre evolución, ecología, fisiología etc. Encontramos nuevas especies, las describimos y las presentamos a la comunidad científica, y al mundo en general. Hacemos un seguimiento de las poblaciones de insectos, tratamos de averiguar todos sus misterios... Y si alguien puede hacerlo, sin tener un título, es libre de intentarlo, aunque personalmente creo que le faltarán algunos conocimientos, y tendrá que invertir mucho tiempo en su formación. Pero se han dado casos de gente que ha publicado artículos que han tenido que ser revisados y desmentidos. Muchas especies o subespecies han sido sinonimizadas. Al final están entorpeciendo la labor de los entomólogos profesionales, ya que cada vez que reunimos información, tenemos que hacernos eco de todo lo publicado, incluídos datos erróneos. Nos obligan a invertir tiempo en corregir información errónea.

El proceso de publicación científica, en principio, debería evitar este tipo de publicaciones poco rigurosas. Desgraciadamente, hay revistas sin revisores, y ocasionalmente hay intereses personales o económicos de por medio, aunque en las mejores revistas esto es menos común.

Un médico negligente que ha dejado morir a varias personas es investigado e inhabilitado. Lo mismo debería pasar en otras ramas de la ciencia, como ésta. Cuando hay una negligencia, debería penalizarse a quien la comete.

Seguro que no llevaríais a vuestras madres a un "ginecólogo aficionado" que no tiene una titulación. Esa persona no tiene una formación específica más allá de la que haya podido adquirir por su cuenta en sus ratos libres. De hecho, no debería llamarse ginecólogo aficionado, sino aficionado a la ginecología, porque no tiene título de ginecólogo.

Del mismo modo, no creo que deba llamarse entomólogo aficionado a aquel que colecciona insectos. Debería llamarse aficionado a la entomología.

11 comentarios:

  1. jajaja, cómo me he reído con lo de ginecólogo aficionado...no se por qué me da que hay más de uno por ahí suelto, XD, en cuanto al tema del artículo, completamente de acuerdo...aquí en ingeniería no tenemos muchos problemas de ese tipo, pero poniéndome en situación, debe ser un asunto de esos que dan tremendos dolores de cabeza

    ResponderEliminar
  2. Creo que el juicio del autor es un tanto taxativo. El problema no pasa por la titulación formal sino por la competencia material.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, sí es verdad que un título no hace a alguien buen profesional, pero desde luego una formación mejora más la cualificación que una colección hecha por afición. De todos modos, como ya he dicho, hay gente que empieza como aficionada y acaban siendo verdaderas referencias en su grupo de estudio.

    ResponderEliminar
  4. Es un pensamiento muy común entre los profesionales a los que no suelen gustarles los que sin acreditación oficial invierten su tiempo con mejor o peor fortuna en dilucidar aspectos que debieran ser restringidos al entorno académico.

    Si es lícito o no que estas personas ocupen parte de su vida en el estudio autodidacta, con todas las deficiencias que el método tiene, en vez de los cinco años de carrera con catedráticos cualificados es algo en lo que tampoco hay mucho que decir, cada cual hace de sus días lo que quiere o puede.

    De lo que no hay duda es de que la opinión de cada uno es respetable y la mía no tiene que ser parecida a la tuya, lo que me alivia.

    En cuanto a las publicaciones y las aseveraciones vertidas en ellas y si estas son o no admisibles, admitidas o aceptadas al reseñarse en otras posteriores es un tema del que debiera ocuparse el organismo competente, celoso del buen hacer de quien demuestre su valía sea cuales sea sus estudios oficiales.

    ResponderEliminar
  5. Hola Anónimo, gracias por tu comentario.

    Obviamente, es lícito que la gente se dedique a aprender lo que quiera o a hacer con su tiempo lo que quiera. O que investigue lo que quiera. Yo podría estudiar por mi cuenta libros de medicina, por ejemplo, pero no por ello me vana dejar experimentar en casa y publicar mis resultados. Si no tengo formación, la probabilidad de estar cometiendo fallos tremendos son muy altas.

    Por otro lado, no sólo dudo que las opiniones sean respetables, sino que discrepo totalmente. Respetables son las personas y su integridad, las opiniones son dignas merecedoras de críticas, susceptibles de ser cuestionadas, e incluso de ser eliminadas y suprimidas. Nuestras opiniones no tienen por qué ser iguales, pero no son respetables, porque no son más que opiniones.

    Si te refieres al Comité Internacional de Nomenclatura Zoológica, no estoy del todo de acuerdo. No pueden estar revisando cientos de artículos mensuales y estudiándolos a fondo. Es imposible. Por otro lado, la gente que trabaja con taxonomía, cada vez que trabaja con un grupo concreto, tiene que revisar todo el material, y toda la bibliografía. Esto incluye mucha información errónea, de la que hay que hacerse eco, así como sinonimias, etc. Y Cada vez que se hace un trabajo hay que explicar qué citas son buenas y cuáles erróneas, y por qué.

    Es mucho mejor, en vez de dejar que todo el mundo haga aportaciones a la taxonomía y posteriormente ser revisadas, que a priori haya unos filtros. No deberían poder publicar especies nuevas aquellas personas sin titulación o una vinculación a un centro de investigación. Porque meten mucha información errónea que luego hay que filtrar, y es un trabajo tedioso que ensombrece y dificulta la labor investigadora.

    ResponderEliminar
  6. ¿Y el problema no es de los revisores y editores (personas con título y, por tanto, según tú, científicos formados) que dejan salir a la luz esa información falsa? También hay mucha mierda publicada por gente formada con título, de verdad. Darwin no tenía título en Biología y tú has escrito post criticando a científicos acreditados que cuestionan a Darwin. El tema no es tan sencillo. Tú bien sabes que para conseguir un título solo hay que memorizar un par de días antes del examen. Conozco aficionados que dan mil vueltas a profesionales. Por otra parte, no sé si la comparación con la profesión médica es acertada, aunque esto ya es quizás una cuestión filosófica y no me quiero extender. En fin, sólo quería meter un poco de "ruido" en tu blog, Txomin, que lo acabo de descubrir por casualidad y me gusta.

    Firmado: Uno de los "Teóricos"

    ResponderEliminar
  7. By the way, en la primera frase, "falsa" debería ir entre comillas.

    El mismo de antes

    ResponderEliminar
  8. Ok, veamos:

    Estamos de acuerdo en que uno puede ser un buen taxónomo sin una titulación. Pero espero que estemos de acuerdo en que los aficionados han hecho mucho "ruido" en la taxonomía. Y sí, también lo ha hecho gente con título...

    Estamos de acuerdo en que parte de la responsabilidad la tienen quienes dejan que eso se publique, revisores y editores. Quizá habría que cambiar todo el sistema de publicación, o quizá la ICZN debería reglarlo de otro modo. En cualquier caso, estoy convencido, y no es por ser elitista, de que debería ser un requisito esencial una formación para publicar ciencia. Las cosas irían estadísticamente mejor. Habría buenos taxónomos sin formación que dejarían de publicar sus buenos trabajos, y gente con formación que seguiría publicando trabajos mediocres o malos. ¡Pero ya no habría gente sin formación publicando malos trabajos!

    El ejemplo que pones de Darwin es inteligente ;-) pero sabes que ni antes las titulaciones eran como ahora, ni el sistema de publicación, ni nada. Y precisamente, de la época de Darwin es de cuando los entomólogos heredamos más basura taxonómica.

    Resumiendo, no digo que la solución perfecta sea esa, pero estadísticamente sería una muy buena solución. La tendencia sería a tener mejores trabajos, pese a que se perderían algunos buenos, ya que se perderían más trabajos malos.

    ¡Gracias por tu comentario, by the way!

    Nos vemos pronto, "teórico", aunque puedes ver que yo también soy bastante "teórico", y ya no sé si deberíais quedaros vosotros con ese sobrenombre ;-)

    ResponderEliminar
  9. Hola te puedo hacer una consulta? acabo de llegar de viaje y me deje una ventana abierta sin querer y detrase la cortina me he encontrado algo que yo creo es una crisalida, por fuera tiene forma de capullo es duro y de color grisaceo, que en su interior tenia como otra pielecilla marron de color cafe translucido, me ha recordado a una cacahuete, una cascaradura por fuera y luego una pielecilla que cubre el fruto, no se si me explico? me gustaria saber de que insecto se trata, porque me tengo que volver a marchar y no me gustaria encontrarme al volver la casa llena de bichos. por favor contesta, mi correo es mirva_sst@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Buenos días, le podría enviar una imagen para que me diga qe clase de insecto es? Gracias y saludos. Angela

    ResponderEliminar