miércoles, 1 de julio de 2009

Pequeña Reflexión: Taxonomía y Conservación




La taxonomía zoológica es una ciencia en declive. No desaparecerá, por supuesto, pero cada vez hay menos gente que se dedique a ella, y por lo tanto, cada vez es más complicado identificar una especie (nueva para la ciencia, o no). No voy a meterme a analizar las causas, porque basta decir que es un trabajo poco recompensado, y muy dificultoso. Y no, no está todo estudiado. Apenas conocemos todas las especies que habitan la península Ibérica, ya que cada año se describen especies nuevas, y tampoco tenemos ni siquiera una estimación precisa de la cantidad de especies en el planeta...

Creo importante recordar que los vertebrados comprenden sólo el 1% aproximadamente de las especies animales conocidas, y en éstos la taxonomía es relativamente simple de visu. Por eso cuando me refiero a taxonomía, lo hago pensando concretamente en artrópodos, moluscos, anélidos y demás filos. Esto se traduce en que el 99% de las especies no se identifican fácilmente, y cada vez hay menos gente que se dedique a ello.

Y el gran problema es que sobre esta base (saber de qué especies estamos hablando) se contruye el conocimiento de la biodiversidad, la conservación, la ecología y sus conocidos modelos de poblaciones. De hecho hay algunos trabajos de ecología en los que se hace un listado de especies "taxón 1, taxón 2, taxón 3..." sin saber ni siquiera de qué especies se trata, sin saber si realmente son especies diferentes o no (muchas veces dos especies casi idénticas solo se pueden diferenciar por caracteres de la morfología de piezas internas, por la posición y abundancia de pequeñas estructuras invisibles al ojo inexperto...) Y todavía más desolador es el hecho que de muchísimas especies no se conoce nada de su biología...

Y esto no me molestaría demasiado, ya que todas las ciencias avanzan poco a poco, con las humildes contribuciones de los científicos, si no fuera por comentarios que he escuchado del tipo "tú dame los ladrillos y yo contruyo la casa", haciendo de la ecología una ciencia superior y menospreciando la labor de los taxónomos.

Sé que no toda la ecología es así, y de hecho soy el primero al que le interesan la dinámica de poblaciones, la conservación de ecosistemas, las interacciones entre organismos y con el ambiente etc. pero me parece que al abordar algo tan complejo como esto, hay que tener un mínimo de humildad científica y no menospreciar el trabajo de los demás, gracias al cual podemos trabajar nosotros.

Con esto me surge una pregunta: ¿Cómo vamos a planificar una gestión y conservación correcta de los espacios naturales si ni siquiera sabemos qué especies hay en ellos? Y lo que es más importante, ¿Cómo lo vamos a hacer si para una gran mayoría de especies, la única información disponible sobre ellas es su nombre y su morfología?

Bueno, esta entrada aporta poco, pero era algo que necesitaba decir.

P.D. Premio a quien me diga qué es lo que se ve en la foto, eso que parece un montón de hormigas sin patas, o una especie de hongo... Unas pistas: Está sobre una ramita de Quercus pyrenaica caída en el suelo, entre la hojarasca, en la Pinilla, Madrid, en Febrero.

Yo no tengo ni idea...

6 comentarios:

  1. Tienes razón. "No se puede conservar lo que no se conoce".

    Yo estoy comenzando y seguramente me dedique a la taxonomía de forma secundaria para los ratos libres. Estoy comenzando mi andadura con ecologia molecular. Pero en general como bien dices es un mundo muy muy poco valorado. Lo que pasa es que da que pensar que va a ocurrir dentro de unos años en taxones donde no exista relevo generacional... Eso será doloroso. También un taxónomo que no este asalariado siempre tiene que asumir gastos...gasolina, gasolina... Y sufrir una pérdida de visión por mirar por la lupa.

    :-( :-)

    ResponderEliminar
  2. Y es muy duro dedicarse a la taxonomía a la vez que a otras cosas. Hay casos de taxónomos muy buenos que son banqueros, informáticos etc. pero que por afición o vocación han ido trabajando hasta ser verdaderos especialistas, aunque esto no es la norma general, puesto que hace falta mucha shoras de trabajo, reunir una gran cantidad de bibliografía...

    Respecto a la otra cosa que comentas, ya hay algunos grupos en los que no ha habido un relevo generacional, por lo menos según he ido escuchando. Y otros tantos de los que nunca ha habido taxónomos especializados. Así, de primeras, se me ocurre que no hay especialistas de polidésmidos en la península Ibérica, ni tampoco de Isópodos... Así que ya sabes, si estos grupos te gustan, ahí tienes un campo para sacar cosas nuevas que nadie ha estudiado en profundidad. Y si además lo compaginas con temas de ecología molecular, ¡tienes un nicho para ocupar!

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    respecto a lo de la ramita, tiene pinta de ser algún tipo de "cochinilla" (Superfam. Coccoidea)

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que son pulgones de la subfailia Lachninae. Creo recordar haber visto imágenes parecidas de Pterochloroides persicae? (no recuerdo bien), pero esa especie no se da en Quercus. Un Lachninae de Quercus es Lachnus roboris, tal vez sean ninfas de éste (los adultos son muy diferentes).

    ResponderEliminar
  5. Anónimo, la verdad es que no sé qué eran. Podrían ser restos de áfidos, efectivamente, pero tenían más bien pinta de masa informe...

    En cualquier caso, ¡gracias por tu aportación!

    ResponderEliminar