viernes, 5 de agosto de 2011

¿Eres una persona crítica?



Hay dos tipos de persona: Las personas que son críticas, y las que no.

Automáticamente, todo el que lee esa afirmación, se identifica con las primeras.

Si todo el mundo se considera crítico, pero estamos de acuerdo en que hay gente que no lo es… hay gente que se cree crítica pero no lo es ¿Cómo saber si yo me encuentro entre esa gente?


El único medio es hacernos preguntas, y poner a prueba lo que creemos que sabemos. Como por ejemplo las siguientes:


1-¿Eres religioso? ¿Por qué?


Aquí lo importante no es tanto ser creyente o no, como dudar sobre tu propia creencia. Las respuestas más sinceras deberían ser del tipo “soy creyente porque me han educado así”. Si tu respuesta es “soy creyente porque la biblia dice…” o “porque dios…” o “porque algo tiene que haber”… es que no eres una persona crítica.

Mientras que en el primer caso uno descubre el porqué de su creencia, en los otros se autojustifican, y racionalizan sobre la base de su creencia.


2-¿Cómo sabes que tu creencia es la buena?


Las respuestas del tipo “Porque la biblia dice…” o “porque dios…” responden a un pensamiento circular: Dios existe, porque la biblia lo dice, y si la biblia es la palabra de dios, tiene que ser cierta. Por ello, no son propios de un pensamiento crítico.


Si son del tipo “porque lo siento así” o “porque algo en mi interior…” ya no aludimos a causas racionales, sino subjetivas. En tal caso uno no puede “saber” que su creencia es la buena, sino “sentir” que su creencia es la buena. Estas personas se están dejando llevar por sus sentimientos, y no están siendo críticas o racionales.


3- No crees en dios, pero crees en energías positivas/negativas, en espíritus, o en “algo”. ¿Por qué?


Aquí se aplica lo mismo que en las anteriores. Conocer un poco de física, química y biología te debería dotar de la capacidad crítica para no creer en nada de eso, pero hay mucha gente que no tiene esa formación, por lo que es comprensible que crean, ¿no?


En cualquier caso, hay que cuestionarse: ¿Por qué creo en eso? ¿Porque quiero creer? ¿Porque siento que es verdad? ¿Porque tengo pruebas y evidencias?




Ahora, dejando la religión a un lado. Cuando discutes sobre fútbol, política, actualidad en general, etc. y tienes un punto de vista concreto:


4-¿Podrías imaginar un argumento o prueba que te haga cambiar de idea? ¿Estás dispuesto a cambiar de idea?


Una cosa es estar convencido de algo, y otra bien distinta es tener la cabeza blindada. Si antes de discutir algo, no crees que la otra persona pueda tener razón, y no puedes imaginarte algo que te cambiaría de idea, no estás siendo crítica. Por ejemplo, yo creeré que existen los extraterrestres cuando se me muestren pruebas convincentes de ello. Mientras tanto, estoy convencido de lo contrario.


5- ¿Por qué eres de derechas/centro/izquierdas?


Pueden admitirse las bondades y deficiencias de cada sistema económico. Pero cada uno se decanta por una opción. ¿Por qué eliges la tuya?


Si es porque “los otros hacen las cosas mal”, “en mi familia siempre hemos sido…” “porque este político ha hecho las cosas de tal manera” etc. No estás siendo una persona crítica. Te estás dejando llevar por la subjetividad, la tradición, o las creencias, independientemente de que seas una cosa u otra.


Las respuestas del tipo “porque tal sistema económico activa la economía/es más justo para la sociedad etc.” Son más adecuadas, pero no pueden ser mantras que se repitan porque lo dice el dirigente de turno. Una persona crítica elige la opción de un modo meditado, basándose en pruebas, evidencias etc.


6-¿Crees que para ser republicano tienes que ser de izquierdas? ¿Crees que para ser monárquico tienes que ser de derechas? ¿Crees que para ser patriota tienes que ser de derechas? O de un modo más simple: ¿Te tragas el cuento que te han vendido sobre que sólo hay dos opciones políticas?


Si la respuesta es que sí, no eres una persona crítica. Hay múltiples combinaciones posibles. No tienes por qué ser monárquico/republicano para ser de derechas/izquierdas. Plantéatelo.


7-¿Te identificas con una tribu urbana? ¿Por qué?


No digo que no se sea crítico o racional cuando uno forma parte de una tribu urbana, pero si no se plantea el porqué de su pertenencia, no está siendo crítico.


8- ¿Crees que es lo mismo legalidad, ética y moral?


El asunto aquí es complejo. Y seguro que mucha gente no se lo ha planteado. Pero lo voy a plantear del siguiente modo:


¿Crees que hay que cumplir la ley en todo caso? ¿En qué basas tu respuesta?


Una definición burda y torpe de estas tres palabras es la siguiente:


Ética y moralidad: La ética es una reflexión sobre los bueno y malo según unos principios de convivencia, derechos humanos etc. a la que se llega por medio de la razón. Por tanto, ética hay sólo una. La moralidad, sin embargo, dicta lo que está bien o mal según las diferentes culturas. Hay una moral cristiana, una musulmana, etc.


La legalidad, por otro lado, son el conjunto de normas vigentes que se aplican por la fuerza, y que suelen ser reflejo de las anteriores, pero no siempre.


La mejor manera de ver la diferencia entre ellas es plantear situaciones:


1- Un ser querido está cercano a la muerte, porque no puede pagarse una medicina. Sabes que está en un almacén. ¿Está mal robarla para curarle y permitirle vivir?


2- El gobierno promulga una ley que prohíbe llevar sombreros verdes. ¿Está ética o moralmente mal desobedecerla?


En ambos casos, hay unas leyes que poco tienen que ver con moral o ética. En el primer caso la ley te obligaría a dejar morir a esa persona. En el segundo la ley es arbitraria. Un fanático de la legalidad diría que hay que hacer caso sí o sí, porque sin leyes… esto sería un desmadre. Yo soy de la opinión de que a la gente hay que educarla en la ética. Y que las leyes como en el primer caso que entran en conflicto con la ética HAY QUE DESOBEDECERLAS.

Pongamos ahora la siguiente situación:


1- Un niño se está muriendo, necesita una transfusión de sangre, pero sus padres se niegan por motivos religiosos. La ley es ambigua al respecto, el médico tiene obligación de curar al paciente, pero los padres son los tutores legales y deciden. ¿Está mal que el médico salve la vida al niño en contra de la voluntad de sus padres?

Una persona ética diría que no, porque la vida se antepone a lo demás.


2- Existe un derecho de manifestación. Pero las autoridades deben consentirlo. Las autoridades no consienten una manifestación de, digamos, 50 personas pacíficas. La policía carga contra ellas. ¿Está bien emplear la violencia contra esas personas?


Una persona que nos sea crítica y se aferre a las leyes, diría que los manifestantes han infringido la ley. Por lo tanto, la actuación de la policía está justificada.


Una persona un poco crítica diría que aunque no lo han hecho bien, no se merecían esa carga policial, aunque sí que la policía interviniera.


Una persona crítica diría que la ley que impide a la gente manifestarse libremente es una ley injusta que debe ser desobedecida. La actuación de la policía pasaría de estar justificada a estar mal. A ser algo éticamente incorrecto, en contra de las libertades civiles.


3- Vivimos en una democracia. Democráticamente se decide instaurar la pena de muerte. Se legaliza. ¿La pena de muerte se convierte en algo correcto porque lo elija la mayoría?


Una respuesta de un fanático de la legalidad sería "sí", y además con el apoyo democrático de la mayoría. Una persona ética diría que no, ya que entra en conflicto con el derecho a la vida, entre otras cosas.


4-Vivimos en una democracia. El partido con más votos decide, sin consultar a la gente, eliminar la sanidad pública, algo que no venía en su programa electoral. ¿El partido con más votos está legitimizado para tomar esa medida?


Mucha gente ahora diría que sí. Que el partido lo ha elegido la gente, por tanto, es algo democrático. Una persona crítica, e incluso un demócrata en sentido estricto diría que no. Que la gente no ha votado eso, por no estar en su programa, y que es una medida que bien vale un referéndum popular vinculante.


Bueno, ejemplos de todo esto los podéis encontrar en la red sin ningún problema. Simplemente quería dejar constancia de que muchas veces no nos planteamos el porqué de las cosas, o qué está bien o mal, y por qué…


Sed críticos, y anteponed la ética y el pensamiento racional.


Una sociedad educada, racional, ética y justa es posible.

6 comentarios:

  1. Bravo, que opinión más buena y completa. Me alegra saber que hay gente como tu difundiendo y aclarando estos asuntos. Hay que ser más críticos, que pensar no cuesta una vez que nos acostumbramos, la comodidad nos mata poco a poco al hacernos perder esta maravilla llamada vida.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto que sí, estamos en ello. Solo es cuestión de organizarse. Por cierto, mi Dios es redondo hasta tal punto que ha hecho en mi corazón su hogar. Y que le den a las religiones establecidas.

    ResponderEliminar
  3. Hola Juanse, ¡Gracias por tu comentario! La verdad es que siempre pienso que no me expreso del mejor modo posible, pero para hacerlo bien tendría que extenderme muchísimo, y prefiero ser un poco más "divulgativo". Y sí, estoy de acuerdo contigo, hay que ser más críticos con todo. Tanto con cosas aparentemente triviales como la música que escuchamos, como con nuestras opiniones sobre temas más "importantes" como la política, economía etc. Creo que todos nos beneficiaríamos de una sociedad un poco más crítica y racional.

    Hola Lerruti, gracias a ti también por tu comentario. La verdad es que no entiendo muy bien tu comentario, y seguramente no comparta contigo tu creencia religiosa, pero como ya he dicho, lo importante es que tú seas el que se lo cuestione, y si de ese modo llegas a ese dios tuyo, pues chapó por ti. Pero siempre sin perder de vista la ética, y el ser una buena persona con los demás.

    ResponderEliminar
  4. En verdad estoy muy satisfecha con ver ese grado de conciencia, puesto que a lo largo de mi vida he conocido a muchas personas eruditas y cultas, pero que por alguna razón que no comprendo, no tienen la capacidad de interpretar o poner en práctica sus propios conocimientos, lo que me ha llevado a la conclución de que a veces no es tan importante lo que se sepa, como lo críticos y aplicativos que seamos con esos conocimientos. (esto incluye a los científicos religiosos, por ejemplo).
    HAgo incapié en la importancia que se emnciona aquí de ser igualmente críticos con los asuntos triviales, como la música, la moda y las tendencias... que en mi opinión son el fundamento de nuestra capacidad cognitiva, y pueden tener efectos más trascendentes en nuestra toma de decisiones para asuntos de verdadera importancia (algunos creen que exagero cuando digo esto, pero la vida me ha demostrado que así funciona)
    Un saludo y felicitaciones!

    ResponderEliminar
  5. Hola Annette

    Coincido contigo... hay mucha gente muy inteligente, y mucha gente muy culta, pero que no utiliza la razón, o no es crítica con sus conocimientos.

    Al final, cuando uno aprende a aplicar la crítica a un conjunto de conocimientos, comprende que puede y debe aplicarlo a todo, a cada una de sus acciones y decisiones. Es la única manera de entender las cosas, aprender, y dejar de estar equivocados.

    Muchas gracias por tu comentario :-)

    Un saludo

    Txomin

    ResponderEliminar