domingo, 29 de marzo de 2009

¿Para qué sirven..?

Lo primero que debería decir es que los animales no han sido “creados” para servirnos para algo. Del mismo modo que nosotros tampoco estamos para servir a otros animales. Hay que quitarse las gafas del utilitarismo para poder ver y comprender el mundo. Alguna vez he salido al campo con gente que, cuando les he contado qué era tal planta o animal, me han preguntado ¿Y eso para qué sirve?, y bueno, unas veces no he podido evitar una leve carcajada, y decir “para nada” o “para lo mismo que tú”, y otras he tenido que contar algo parecido a lo que os voy a contar a vosotros.

Hace poco pude ver que había gente que llegaba al blog buscando en google “¿Para qué sirven los peces?, y por eso he querido responder a esa pregunta. Aunque "peces" es una palabra incorrecta desde un punto de vista zoológico (ya que incluye a condríctios y osteíctios) será más sencillo usar esta palabra que otras más correctas.

Utilidades y Beneficios:

1ª- Alimento: Obvia, comemos peces. Esto implica tanto su utilidad como materia prima, como el beneficio económico resultante de un mercado: pesca, licencias, restaurantes...

2ª Recreo: Mucha gente se relaja observando peces en un acuario. Es un beneficio para la salud, y de nuevo, para mucha gente que se gana la vida vendiendo peces, acuarios, alimento para peces, distribuidores, criadores etc. Así como un beneficio para gente del sector del turismo, que organiza inmersiones para ver tiburones etc. ¡Y nos permiten hacer películas como "buscando a Nemo"!

3ª Aprendizaje e Investigación: Nos permiten tanto aprender sobre nuestra evolución, sobre el comportamiento, investigaciones médicas (el pez cebra Brachydanio rerio se emplea en investigaciones sobre el desarrollo embrionario, por ejemplo)

4ª Mantenimiento de los ecosistemas: aquí podemos incluir tanto su función como alimento de muchas aves y mamíferos (las focas, delfines, nutrias etc.) como su función manteniendo en niveles bajos las poblaciones de mosquitos que pueden ser molestos, o contagiar enfermedades peligrosas como la Malaria.

Y así podríamos elaborar una lista de páginas y páginas. Pero esto no debería ser necesario, porque los "peces", como el resto de seres vivos de este planeta deben ser considerados valiosos por el mero hecho de existir. Igual que valoramos una obra de arte. Son bellos, nos cuentan una historia, han logrado llegar hasta nuestros días, nos ayudan a vivir en múltiples aspectos de nuestra vida...

...y porque, aunque no lo voy a expresar de la manera más ortodoxa, NOSOTROS FUIMOS PECES. No sólo hace millones de años, antes de que los tetrápodos salieran a la tierra, sino que también pasamos por una fase "pez" en nuestro desarrollo embrionario, cuando se nos abren los orificios branquiales siendo meros fetos para luego volverse a cerrar, en el lugar donde van nuestros oídos. De hecho, de nuevo no explicado de un modo ortodoxo, tenemos oídos gracias a que cuando fuimos peces, teníamos una línea lateral y unas branquias (cuyos huesos hemos transformado en nuestro oído medio e interno). Acojonante, ¿no?

Desgraciadamente, la visión utilitarista es la que rige el mundo hoy por hoy. A la gente no le importa demasiado arrasar un espacio natural, si con ello logramos construir una autopista con más carriles, que es mucho más necesaria que un lince o dos… Y para salvar el ecosistema de tamaña agresión, a veces hay que hacer una apología de una especie concreta. Salvar al lince significa salvar su hábitat, sus refugios, su alimento etc.
La gente se llevará las manos a la cabeza si roban las Meninas de Velázquez, pero a muy poca gente le importará que desaparezca la araña Macrothele calpeiana, o la planta Senecio coincyi.

Y sin embargo ¡¡NO ES MÁS QUE UN CUADRO!! (con perdón de todos los estudiantes y profesionales del arte), y esta otras especies son únicas e irrepetibles, de las que se sabe muy poco y cuyos ecosistemas está en clara regresión, y que llevan una historia evolutiva mucho más antigua que cualquier lienzo con pintura…

3 comentarios:

  1. Hola Maga

    Si te soy sincero, me es difícil comprender lo que has querido decir. Uno puede llorar por muchos motivos, y espero que en este caso, no haya sido por tristeza, o frustación... pero me cuesta, por otro lado, pensar que este texto te haya emocionado...

    En cualquier caso, siempre es bienvenido un comentario. ¡Muchas gracias por dejar el tuyo!

    ResponderEliminar